Un té de distinción, cuyos múltiples sabores, colores y aromas satisfarán cualquier paladar. Desde su nombre hasta su sabor característico, el té Oolong es todo atractivo. Con orígenes en Taiwán y el sudeste de China, el mejor té Oolong se produce cuando las hojas de té se oxidan directamente bajo la luz solar hasta que desprenden una fragancia precisa y agradable, en algún lugar entre manzanas, orquídeas y melocotones. El té Oolong tiene múltiples beneficios y un sabor distinto con menos cafeína que el té negro y poco más que el té verde.