El té negro es un favorito indiscutible en el mundo occidental. Viene en muchas variedades, con características tan diversas como su procedencia. Se produce cuando las hojas de té marchitas se enrollan y se dejan oxidar y secar, desarrollando sabor, color y cuerpo naturales en la hoja. Con numerosos beneficios para la salud, el té negro contiene aproximadamente la mitad de la cafeína del café y el doble que el té verde. Puede tomarse frio o caliente, y disfrutarlo con azúcar, leche o limón.